articulo - a0006 - Las riquezas del planeta. Un enfoque de exteriorismo contínuo. Viajar enriquece el "alma"

Página 01

artículo a0006 - pagina p01 - a.- Enfoque social de los viajes

El ser humano parte de la noción que lo conocido es lo mejor. Éste planteamiento centralista, ya es heredado desde los tiempos donde se pensaba que La Tierra era el centro del universo.

Por tanto, una de las mejores formas de cambiar la mentalidad y tener conocimiento que hay muchas otras culturas, lugares, personas que son tan buenas o mejores que lo que ya conocemos, es viajar.

Viajando creces como persona, te enfrentas a nuevas experiencias, sales de la rutina contínua del día a día. Es una forma de participación en las distintas sociedades mundiales y a su vez conlleva un agradecido enriquecimiento personal.

También es un eslavón para relacionarse y conocer gente más afín a tus aficciones. Una forma de romper con los hábitos y costumbres y tener la auto-capacidad para descubrir y auto-descubrirse.

Porque viajando te descubres, compruebas tu capacidad de asombro, asimilas tus dotes interelacionales, juegas con tus valores personales, utilizas tu talento para llegar a cumplir los objetivos propuestos.

Sin duda es un gran valor que tenemos a nuestra disposición. Cuanto más viajemos, más preparados estaremos para aceptar cambios y tendremos una mentalidad mucho más global y mucho más preparada para asumir contratiempos.

A su vez, valoraremos más nuestros bienes y mucho más importante, veremos realmente el valor REAL de las cosas, descubriremos cómo gente con unas posibilidades mínimas acaban siendo mucho más felices que los más poderosos del planeta.

Les animo a viajar y a que enseñen ésta riqueza a sus familiares, que vean esa costumbre desde niños, porque como todo, a viajar se aprende VIAJANDO.

Brqx Social.

Página 02

artículo a0006 - pagina p02 - b.- Enfoque personal de los viajes

De la misma forma que los viajes incrementan tu socialidad, también incrementan tus valores personales.

Vivimos en un mundo embebido en la rutina. Cada día, cada semana, cada año, parece ser un clon continuo. Siempre la misma actividad, levantarse, asearse, tragarse el atasco, trabajar, aguantar a los jefes, vuelta a casa, cenar y dormir y repite.

¿ Qué es un viaje ?

Es una ruptura total con esa rutina. Da igual el tipo de viaje que sea, rompes. Sin duda está demostrado que las vacaciones son necesarias, seguramente bastante más necesarias de lo que se cree. Tenemos la absurda idea de que un trabajador rinde más con sólo 22 días de vacaciones que con 40. Super absurdo sin duda, pero es otra prueba más de que en ésta sociedad no se te valora como trabajador, se te valora como carne.

Sí, como un trozo de carne que ocupa un puesto y en relación a cuanta más carne haya, así es el presupuesto del proyecto. Pero ya habrá tiempo para hablar de éste tema. Veamos los viajes.

Llega un viaje y de entrada, ¡¡ cambian las caras !! Dejas de ver a la misma gente. Es muy enriquecedor poder compartir aunque sólo sea una sencilla mirada con otas personas.

Cambian los ambientes, dejamos la oscura y negra ciudad para ver posíbiblemente una bonita playa o una blanquecina montaña. Ese cambio visual se agradece por tus sentidos y se consigue de una forma u otra que te encuentres mejor.

Cambian los horarios, ya no tienes que levantarte a las 7:30 y salir pitando, ahora adquieres mayor libertad. Depende del viaje que hagas, igual sí necesitas madrugar, pero es otra forma de madrugar. Igual incluso madrugas más, pero madrugas porque deseas hacerlo no por cumplir una absurda rutina.

Y llega la vuelta del viaje, un sin fín de recuerdos. Sí, recuerdos, justo lo contrario que no tienes un día de trabajo normal. Esos recuerdos alimentan tu espíritu y te invitan a volver a viajar. Igual a otro lado, igual al mismo hotel con tus niños. Sin duda son cambios de aire totalmente necesarios que te enriquecen como persona.

Ahora es tu decisión. Tu decides tus valores en en qué deseas invertir, en un coche, en un wii, en un viaje...

Página 03

artículo a0006 - pagina p03 - c.- Perspectiva aportada por un viaje

Cegados por nuestro alrededor, muchas veces no sabemos realmente apreciar los valores que tenemos. Un viaje nos puede hacer reflexionar para tener un equilibrio real entre las cosas imporantes y otro aspectos pasajeros que nos iremos encontrando en nuestra vida.

Igual contemplamos situaciones necesarias u objetos imprescindibles que únicamente son resultado de tendencias consumistas y globalizantes de la sociedad.

Desde la adicción entrante a la absurda televisión que tenemos, a la necesidad de tener que consultar el correo, hasta para recibir disparatadas presentaciones o descabellados videos de youtube.

Tratándose de la adicción al trabajo, como si fuera la semilla de nuestra vida, como si fuese el ir a trabajar el objeto que nos mantiene en sintonía con el mundo. Qué grave error. Más aún en la sociedad actual donde ráramente nuestro trabajo es valorado, y más ráramente si trabajamos para un tercero como cacho de carne.

Ese viaje nos ha enseñado que hay más vida que los powerpoints y las series de la tonta caja de los anuncios.

Ese viaje nos ha demostrado que nuestra forma de actuar está obligada por la sociedad, pero ni es la ideal, ni es la única posible.

Igual hasta encontramos un nuevo camino, un nuevo rumbo, una nueva sociedad. Desde luego contamos con una nueva perspectiva , hemos visto algo más. Hemos salido de la rutina.

Quién sabe si las personas conocidas puedan cambiar nuestra nueva vida. Quién sabe si los lugares observados cambien nuestros deseos de estancia y convivencia, nuestros valores, nuestras tradiciones. Ya hablaré de las tradiciones en otro artículo.

De momento, me quedo con las vivencias placenteras y sabias que aportará siempre un viaje. Hoy en día es complicado aprender cosas nuevas que realmente tengan valor.

Un viaje siempre tiene valor.

Página 04

artículo a0006 - pagina p04 - d.- Necesidad de viajar para crecer como persona

¿ Quién o qué decide o afecta en nuestro crecimiento ?

Sí, no me refiero al crecimiento físico, está claro que un buen filete ha ayudado a que tengamos ese metro noventa... quien lo tenga ... :-)

Me refiero al crecimiento de valores que tenemos cada una de las personas del planeta. Aprendemos de los demás, aprendemos de nuestros Padres, aprendemos de nuestros familiares, aprendemos de nuestros profesores, aprendemos de nuestros compañeros, aprendemos de lo que leemos, de lo que podemos ver en una monitor, de lo que vemos por la calle. ¿ Pero dónde está el horizonte ?

Siendo realistas, rápidamente se nos acaban las fuentes de aprendizaje. Si , me diréis que internet es infinito, y desde luego que es un buen punto de partida, pero no es igual de enriquecedor que una experiencia.

Sean esas experiencias, bien sea personales, bien profesionales, las que nos van ayudando a crecer como personas. Y esas experiencias creemos que son las mejores. Ahí está el error. No tienen por qué ser las mejores. Y si no conoces otras ¿ Cómo sabes que son las mejores ?

Nunca lo sabes, y mejor dicho NUNCA LO DEBES SABER. El objetivo es tener apertura para aceptar nuevas soluciones, nuevas experiencias que nos permitan crecer.

Si todo lo que te aporta sigue las mismas bases, te será muy complicado aceptar un planteamiento que se salga de ellas. Ésto está demostrado. Pero sin embargo, si el conjunto de bases que te forman y que te mueven por el mundo es variable y va creciendo, te será mucho más sencillo estar disponible para mejorar y aceptar otras soluciones que puedas ver por otros canales.

Uno de los mejores canales es viajar, pues supone una ruptura total con tus fuentes de información. Es una apertura a nuevas bases, a nuevas ideas , a nuevas perspectivas.

Sin duda, el viajar te enriqucerá como persona y te permitirá convertirte en un ser de mundo. No una persona esclava de su localidad que piensa que lo suyo es lo mejor y que no acepta que haya otras formas u otras situaciones que le enriquecerían como persona.

Abre tu mente. Viaja.

Brqx Social.